jueves, 3 de octubre de 2013

Antes de que el desánimo se vuelva contra el profesorado

El Govern ha perdido. Perdió el día que cambió el diálogo, el consenso y la democracia por la imposición, la chulería. Ellos han perdido pero la marea verde todavía no ha ganado. Es una carrera de fondo y como en todo largo recorrido el avituallamiento es esencial para llegar a la meta.

Y llegados a este punto ¿qué hacer? Llevamos 14 días (lectivos) de huelga continua. Más de 100.000 personas han salido a la calle como nunca antes lo habían hecho en Balears. La contestación social al TIL y especialmente a la forma autoritaria de decidir e imponer las cosas por parte de un president y de un Govern ha sido histórica. Sin embargo, el Govern del PP se refugia en el triunfo de unas elecciones que, recordémoslo no gano el PP sino que perdió el PSOE (ellos mismos se hicieron el harakiri).

Bauzá no escucha ni quiere escuchar y encima a todo aquel que el domingo se quedó en casa lo hace, en un acto más de desfachatez, defensor de su causa. Una causa, el TIL, que no estaba en su programa electoral.

La sociedad está, ya no sólo en apoyo de los puntos de la huelga del profesorado, sino en contra de gobernar dando la espalda al pueblo. Pero, llegado a este punto, ¿qué hacer? ¿Y si la reunión de hoy miércoles vuelve a fracasar?

Hace falta un respiro. En algún momento hay que parar y saber parar debe ser la segunda parte de la lección de dignidad que nos están dando nuestros docentes. Parar cuando se ha demostrado que el Govern no está ni ha estado nunca a la altura de las circunstancias.


Un acto de responsabilidad por parte del profesorado. Precisamente un acto de responsabilidad que no ha tenido el Govern ni se le espera. Un acto de responsabilidad para evitar que la tortilla se dé la vuelta.

Continuar la huelga indefinida sin fecha de fin tiene un riesgo. Un riesgo muy importante y a eso juega el Govern. El riesgo, muy presente, de que padres y madres que hasta ahora han apoyado la huelga sin llevar a sus hijos/as al colegio y que han asistido a todos los actos convocados se vuelvan contra el profesorado.


Son muchos días de huelga indefinida, de clases perdidas y el ¿hasta cuándo? y el desánimo de no ver una salida al final del túnel ante la actitud del Govern de PP empieza a hacer mella, a sembrar dudas y a desgastar. Y eso no es bueno.

La responsabilidad del profesorado debe llevar de nuevo a los niños y niñas a las aulas. No para aflojar sino precisamente para coger fuerza, no desgastarse y adoptar nuevas medidas de presión. Ya no podemos permitirnos más pérdidas de clase, al menos de una forma continuada. Es necesario un respiro.

Seria un acto de responsabilidad. Un acto más de responsabilidad del profesorado. No una marcha atrás. Un acto para que el apoyo conseguido hasta ahora no se diluya. Mostrar una sensibilidad que no ha tenido ni tiene el Govern del PP. Emprender otras acciones como un día de huelga cada semana o cada quince días, la aplicación a rajatabla del TIL (ni una palabra en castellano o catalán en las asignaturas elegidas), sentadas, concentraciones…


Pero ahora es necesario un respiro. Un acto de responsabilidad porque si no se acaba pronto la huelga indefinida, todo se puede volver en su contra y puede surgir un clamor contrario, reclamando el fin de la huelga y que diluya todo lo cosechado hasta ahora. Hay que adelantarse a ese momento y mostrar que los profesores y profesoras, sí son sensibles.

Que no nos ganen por ahí. Ahora hay que ser más listos y activar otros mecanismos como paros intermitentes, el uso de las camisetas verdes, acciones a la entrada y salida de colegios e institutos, aplicación del TIL a rajatabla, concentraciones, actos los sábados o domingos….

Esta es una lucha larga y que lo que pretende es mejorar el futuro de nuestros hijos e hijas. El Govern ha perdido. Perdió el día que cambió el diálogo, el consenso y la democracia por la imposición, la chulería. Ellos han perdido pero la marea verde todavía no ha ganado. Es una carrera de fondo y como en todo largo recorrido el avituallamiento es esencial para llegar a la meta.


Y hay que seguir. Y debemos seguir todos y todas. Y habrá que seguir con movilizaciones, con paros, con días alternos de huelga, concentraciones...
Y todo lo que se pueda ocurrir para que el Govern retire la imposición del TIL.