miércoles, 13 de noviembre de 2013

Me ha tocado examinarme del TIL

Si bien en este bloc y bolígrafo tenía intención de hablar de otras cosas que no fueran el TIL, lo cierto es que he vuelto a caer. Están en marcha, ahora, las pruebas para medir el impacto del TIL en Primaria. Y me han tocado. Bueno, a mi hijo que hace primero de Primaria.

El objetivo es evaluar las competencias de castellano, catalán e inglés ahora y a la finalización del curso. Evaluar, por tanto, la imposición del TIL.

No estoy de acuerdo en estas pruebas. Argumentos muchos y uno de ellos el uso político que se pudiera hacer de los resultados para defender la imposición del TIL.

Se supone que de noviembre a mayo nuestros hijos habrán mejorado en castellano, catalán e inglés (para eso van al colegio). Habrá una mejora. Pero, el problema es que esa muestra y esa mejora de competencias en un centro que aplica el TIL no se podrá comparar, que es lo que tocaría, con otra muestra de un centro que no aplica el TIL. Por tanto, la metodología es errónea.

Asimismo, qué sentido tiene evaluar (e incorporar a esa muestra) a niños que están dando clases particulares de inglés. Es el caso de mi hijo. ¿Habrá sido entonces el  TIL el que ha generado que mi hijo sepa más inglés? ¿O el dinero que he tenido que invertir en clases particulares?

En vista de esta metodología los resultados parecen estar claros. Me recuerdan a aquellas encuestas electorales tan cocinadas.

Otro argumento, formal sí pero a la fin otro argumento, es que en ningún momento se me ha comunicado que mi hijo ha sido seleccionado para realizar esas pruebas (que además suponen una pérdida de horas lectivas y que podrían haberse hecho fuera de horario escolar) y no he firmado ningún escrito autorizando a realizarlas.

Ante esta situación existe la posibilidad de pedir la exención en las pruebas pero entonces Educació no tiene ningún problema en sacar a la Inspecció y empezar a buscar pulgas al centro.


Y sí, estoy a favor de mejorar el inglés, pero con más horas lectivas. Y eso es tan fácil como que Educació aumente las horas lectivas de inglés (no en inglés)  y también el nivel exigido. Pero eso no le interesa, porque cada vez queda más patente que esto es una cruzada del Govern contra el catalán.