viernes, 13 de septiembre de 2013

Hoy no es un día normal

Hoy pensaba hablar sobre lo que esconde la reducción de diputados planteada por el PP pero después de haber dejado a Joan, Marc y Mariona en el cole uno se siente en la obligación de escribir, de nuevo, sobre el ataque a la educación que estamos viviendo.

Las movilizaciones no son sólo por el TIL. Hay más. Mucho más. Y es importante que se sepa, que la gente esté informada para poder tener sus propias conclusiones y no las que pretenden que tengamos. Nos hartaremos de oír que esta es una huelga política, independentista o catalanista. Nada de eso.

Estamos volviendo a años atrás cuando en las escuelas no había sitio para los niños con necesidades educativas. Esto lo vivimos y lo superamos.

Hoy los centros especiales han visto aumentar la demanda de plazas así como los centros privados porque en los públicos y los concertados se ha aumentado el ratio de alumnos/as, se ha reducido y eliminado el profesorado de apoyo y el de de atención a niños/as con necesidades educativas hasta el punto que ya no es posible dar este servicio. Hay menos recursos que no permiten dar la atención que requiere la diversidad de nuestra población en edad escolar.  

Y la pregunta que hago es sencilla: ¿Qué pasa con quien no tiene la posibilidad de pagarse un centro privado?

Frente a la integración estamos volviendo a la disgregación, a la diferenciación, a la anormalidad.

La huelga no es del profesorado. Es por nuestros hijos/as. Por su futuro. 

Hoy no es un día normal y, sobre todo no debemos dejar que sea un día normal.