miércoles, 18 de septiembre de 2013

Una lección que no se aprende en las escuelas


Los organizadores han planteado una huelga que tiene como una de sus estrategias “provocar” a los padres y a las madres para que estos ejerzan su protesta y clamor contra la Conselleria d’Educació, contra el Govern del PP, contra Bauzá. Seguramente, el profesorado, es el primero en ser consciente de que a esta sociedad, a cada uno de nosotros, nos cuesta alzar la voz y tenemos unas tragaderas y una resignación que nos hace ser capaces de aceptar cualquier decisión sin rechistar, sin ni siquiera protestar.

Cualquier movilización del profesorado que no conllevara una molestia para los padres/madres con hijos en edad escolar hubiera pasado desapercibida. Es así, por mucho que nos moleste. Con su acción premeditada y, precisamente al inicio del curso escolar cuando muchos padres y madres estamos deseando que se inicie el cole, han conseguido despertar a una sociedad aletargada

Han conseguido hacernos llegar que esta no es una huelga por su sueldo, que no es una huelga de ellos sino por el futuro de la educación. Que hay que luchar ante las injusticias. Nada de política como alguno quiere hacernos ver.

El objetivo es que nuestras quejas y protestas por la huelga (ya no sólo por las medidas del Govern) hagan reflexionar a Bauzá. Sin embargo, Bauzá ya ha dado marcha atrás con los impuestos verdes y otra marcha atrás no parece posible.

Otras acciones que no hubieran supuesto una molestia para los padres y madres hubieran pasado desapercibidas y nos hubiera llevado a pensar que esta es una huelga entre el profesorado y quien nos gobierna. Nada de eso.

En un momento dado se plantearon una dimisión en masa de todos los directores y las directoras pero su impacto hubiera sido limitado (hubieran seguido en funciones). Es más, la Conselleria d’Educació podría haber aprovechado para aceptar sólo el cese de aquellos/as que le son molestos/as.

Sin embargo, toda huelga, y conforme pase el tiempo, tiene su desgaste y el binomio padres/madres versus profesores/as siempre ha sido, y es, muy complicado. Lo de tantos días de vacaciones al año es algo que está ahí, que merma, que no entienden muchos padres y madres que se las ven y desean con sus 30 días de vacaciones para poder cubrir las vacaciones de su hijos/as. Pero no es una cuestión del profesorado; es del sistema. Quizás en este punto también sería necesario propiciar y abrir un debate. Pero no ahora.

Los temas de la huelgan están dejando paso a las discusiones entre padres y madres con los problemas de llevar o no a sus hijos/as, en qué condiciones, qué hacer… Por eso en los centros se están montando ya mesas informativas o reuniones con los padres y madres para que estemos bien informados, no tengamos dudas y podamos actuar en consecuencia.

Sin duda, nuestros hijos/as están aprendiendo con esta huelga algo que no podrán enseñarles en las escuelas con TIL o sin TIL. Y eso ha sido gracias a los profesores y profesoras que han sido capaces de alzar la voz, no tener miedo, perder dinero y conectar con la sociedad. Una de las mejores lecciones que pueden haber aprendido nuestros hijos e hijas. No tener miedo a decir lo que se piensa, a mostrar su disconformidad a luchar contra la injusticia.


Enhorabuena